La aportación de Linneo y sus discípulos a la botánica

Sistema linneano portada

La aportación de Linneo y sus discípulos a la botánica

Carlos Linneo, también conocido como Carl von Linné o Carolus Linnaeus, nació el 23 de mayo de 1707, en Stenbrohult, provincia de Småland, en el sur de Suecia. Su padre, Nils Ingemarsson Linneo, era un pastor luterano y fanático jardinero, y Carlos mostró desde muy joven un profundo amor por las plantas y

Carl von Linné
Carl von Linné

una fascinación con sus nombres. En 1927 inició sus estudios en medicina y dedicó la mayor parte del tiempo a recoger y estudiar las plantas, su pasión. En esa época, todos los médicos preparaban y prescribían medicinas derivadas de plantas, por lo que el entrenamiento en botánica formaba parte del plan de estudio de medicina.

Linneo organizó su primera expedición botánica y etnográfica a Laponia en 1731, y en 1734 organizó otra expedición hacia Suecia central. Se reunió o mantuvo correspondencia con los principales botánicos del mundo, y continuó desarrollando su esquema de clasificación de los seres vivos. Se convirtió en doctor a los 28 años tras presentar su tesis sobre la causa de la malaria, y en 1735 publicó la primera edición de su clasificación de los seres vivos, el “Systema Naturae”.

En 1741 fue nombrado profesor de medicina en la Universidad de Uppsala, la de mayor prestigio de Suecia, y

años más tarde, llegó a ser el médico personal de la familia real sueca. Fue hecho noble en 1761, y se convirtió en Carl von Linné. En la Universidad de Uppsala restauró el jardín botánico y sembró las plantas de acuerdo a su sistema de clasificación. Organizó tres expediciones más a diversas partes de Suecia, e inspiró a toda una generación de estudiantes con su ejemplo, de los cuales 19 salieron en viajes comerciales y de exploración por todo el mundo.

Entre sus alumnos se encontró Daniel Solander, naturalista en el primer viaje alrededor del mundo del Capitán James Cook, y que trajo a Europa las primeras colecciones de plantas de Australia y del Pacífico Sur. Anders Sparrman, otro de los alumnos de Linneo, fue botánico durante el segundo viaje de Cook. Pehr Kalm, también alumno de Linneo, viajó durante tres años por las colonias británicas en América nororiental, estudiando las plantas americanas. Otro de los discípulos de Linneo, Carl Peter Thunberg, fue el primer naturalista occidental que visitó Japón en más de un siglo, donde estudió su flora y enseñó medicina occidental a practicantes japoneses. Otros de los alumnos de Linneo viajaron por América del Sur, Asia sudoriental, África y el Medio Oriente. Muchos murieron durante sus viajes.

Linneo continuó revisando su Systema Naturae que inicialmente era un simple panfleto, y que llegó a ser un trabajo de muchos volúmenes según sus conceptos eran modificados y a medida que más y más especímenes de plantas y animales le llegaban desde todos los rincones del planeta. Tras la muerte de Linneo en 1778, su hijo, también llamado Carlos, lo sucedió en la cátedra en Uppsala, pero nunca sobresalió como botánico, muriendo cinco años más tarde sin descendencia. La esposa de Linneo y sus hijas vendieron la biblioteca, manuscritos y colecciones de historia natural de Linneo al naturalista británico Sir James Edward Smith, quien fundó la Sociedad Linneana de Londres para que los custodiara. La colección completa constaba de 14.000 plantas, 3.198 insectos, 1.564 conchas, unas 3.000 cartas y 1.600 libros.

Si ignoras el nombre de las cosas, desaparece también lo que sabes de ellas. Carlos Linneo

En el momento de la muerte de Linneo, éste ya era reconocido como uno de los científicos más importantes de Europa. Entre otros cumplidos, Carlos Linneo fue llamado «Princeps Botanicorum» («Príncipe de Botánicos»), «El Plinio del Norte» y «El Segundo Adán». Asimismo, es considerado héroe nacional de Suecia.

El sistema de nomenclatura y clasificación de Linneo

Linneo es llamado con frecuencia el Padre de la Taxonomía, y su sistema para nombrar, ordenar y clasificar los organismos vivos aún se usa, aunque con muchos cambios. Sus ideas sobre la clasificación han influenciado a generaciones de biólogos mientras vivía e incluso mucho después de su muerte, incluidos aquellos que se oponían a los fundamentos filosóficos y teológicos de su trabajo.

Linneo publicó Philosophia Botanica en 1751. Este libro contenía un estudio completo del sistema de taxonomía que Linneo había estado usando en sus trabajos anteriores.

Species plantarum
Species plantarum

Hasta mediados del siglo XVIII las especies se expresaban con una serie de palabras que describían breve y diferencialmente la especie, con lo que se denominaba “nombre frase”. Por ejemplo, la común rosa silvestre era referida por diferentes botánicos como Rosa sylvestris inodora seu canina y como Rosa sylvestris alba cum rubore, folio glabro. En este “nombre frase”, diversos autores (Bauhin, Ray y Tournefort) diferenciaron la primera palabra, que era la genérica, común a todas las especies del género, y las demás palabras que eran las específicas, que definían la especie. Linneo, en su obra “Species Plantarum” (Las Especies de Plantas), revolucionó el sistema de nomenclatura biológica y los sistemas de clasificación de los seres vivos. El título completo de su obra es Systema naturæ per regna tria naturæ, secundum classes, ordines, genera, species, cum characteribus, differentiis, synonymis, locis, traducido como: «Sistema natural, en tres reinos de la naturaleza, según clases, órdenes, géneros y especies, con características, diferencias, sinónimos, lugares». Los tres reinos hacen referencia a lo que Linneo denominó reino mineral, reino animal y reino vegetal.

En su nuevo sistema de nomenclatura, llamado sistema binomial o sistema de nomenclatura binomial, separó al margen el nombre de la especie binomial del “nombre frase”. De este modo distinguió por un lado el nombre trivial, formado por una palabra simple o compuesta para enunciar las especies con brevedad y evitando a los médicos poner en las recetas el nombre completo de la planta que prescribían; y por otro el nombre específico legítimo, formado por varias palabras. De este modo Linneo simplificó el proceso, designando con un nombre latino para indicar el género, y otro como nombre “abreviado” (respecto a los nombres-frase) para la especie. Los dos nombres formaban el nombre binomial (que significa “dos nombres”) de la especie.

Por ejemplo, en Species Plantarum, Carlos Linneo renombró al rosal silvestre que hemos nombrado anteriormente en el texto como Rosa canina. Aunque Linneo no fue el primero en usar binomios, sí fue el primero en usarlos consistentemente y, por esta razón, los nombres latinos que los naturalistas usaban antes de Linneo no se consideran válidos según las reglas de nomenclatura. Por ello, actualmente los nombres de plantas más antiguos aceptados como válidos son los publicados en Species Plantarum, y los nombres más antiguos de animales son los de la décima edición de Systema Naturae (1758), la primera edición que usa consistentemente el sistema binomial. También agrupó los géneros en familias, éstas en clases y las clases en reinos (los reinos mineral, animal y vegetal). De este modo, Species Plantarum (que describía más de 7.300 especies, tenía 1.200 páginas y se publicó en dos volúmenes) se aceptó internacionalmente como el comienzo de la nomenclatura botánica moderna junto con su trabajo anterior Systema naturæ.

En cuanto a la clasificación de las plantas, Carlos Linneo, sin tenerClasificación linneana en base a los caracteres sexuales en cuenta los sistemas de clasificación anteriores, en 1735 utilizó los caracteres sexuales de las plantas para dividirlas: presencia/ausencia de flores, plantas hermafroditas (con estambres y pistilo en la misma flor), monoicas (con flores unisexuales y dispuestas en la misma planta), dioicas (con flores unisexuales y dispuestas en diferentes plantas), y polígamas (con flores hermafroditas o unisexuales dispuestas en la misma o diferente planta). Con ello, dividió el reino vegetal en 24 grupos principales. La taxonomía vegetal de Linneo se basaba únicamente en el número y arreglo de los órganos reproductores: la clase de una planta estaba determinada por sus estambres (órganos masculinos), y su órden por sus pistilos (órganos femeninos). Esto resultaba en muchos agrupamientos que no resultaban naturales, como admitió Linneo.

Los sistemas posteriores de clasificación siguieron principalmente las prácticas de John Ray, usando evidencias morfológicas de todas las partes del organismo en todas las etapas de su desarrollo. Lo que ha permanecido del sistema linneano de taxonomía es su método de clasificación jerárquica y el uso de la nomenclatura binomial. La mayor parte de la comunidad científica aceptó las propuestas de Linneo en este sentido.

Por lo tanto, la innovación de Linneo en cuanto a taxonomía fue el agrupamiento de taxones superiores en órdenes, órdenes en clases, y clases en reinos. Así, el reino Animalia contenía la clase Vertebrata, que a su vez contenía el órden Primates, que contenía el género Homo con la especie sapiens (humanos). Biólogos posteriores añadieron rangos adicionales entre estos taxones para expresar niveles adicionales de semejanzas.

Aún hoy continúa la búsqueda de un sistema natural de clasificación, y gracias a las tecnologías de biología molecular, secuenciación genética y filogenia, los taxónomos cuentan actualmente con herramientas que están desvelando las relaciones entre las especies.

  • La influencia de Linneo, medió en parte por la actividad de sus discípulos que partieron en las expediciones científicas a todo el mundo. Escribió y publicó numerosas obras con los resultados de sus propias expediciones, descripciones botánicas, animales, etc, con lo que fue no sólo un gran naturalista sino un gran divulgador, manteniendo contacto con otros ilustres naturalistas de la época.
  • Fue el primero en utilizar el símbolo ♂  (el escudo y la lanza de Marte), y ♀ (el espejo de Venus) para indicar respectivamente macho y hembra.
  • También fue el primero en colocar a los humanos en un sistema de clasificación biológica. Ubicó a los humanos bajo el nombre Homo sapiens, en la primera edición de Systema naturæ en que colocó al hombre y a los monos bajo la misma categoría: Antropomorpha (que significa “de forma humana”), lo que resultó controvertido. En la décima edición de Systema naturæ (1758), Linneo reemplazó el término Antropomorpha por Primates, e introdujo nuevos términos como Mammalia. Esta revisión recibió menos críticas, aunque muchos historiadores naturalistas sentían que la inclusión del hombre en el sistema lo degradaba del puesto de gobierno que se le había otorgado tradicionalmente, a una mera parte de la naturaleza, como Linneo otorgaba biológicamente, dentro del reino animal.
  • Además trató de encontrar maneras de hacer que la economía sueca fuera autosuficiente y menos dependiente del comercio exterior. Para ello trató de aclimatar plantas valiosas de cultivo para evitar importarlas o buscar sustitutos nativos: sus intentos de aclimatar y cultivar cacao, café, té, bananas, arroz y moreras no tuvieron éxito en el clima de Suecia; sus intentos de buscar sustitutos locales al té o al café, la harina o el heno tampoco tuvieron éxito.

Bibliografía:
http://www.jmarcano.com/biografia/linneo.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Linneo
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/linne.htm
http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=linneo-carl-von
Blunt, Wilfrid, 2004. Linnaeus: the compleat naturalist. London: Frances Lincoln. ISBN 0711223629
Broberg, Gunnar, 2006. Carl Linnaeus. Stockholm: Swedish Institute, ISBN 9152009122
Sörlin & Fagerstedt, Linné och hans lärjungar «Linneo y sus aprendices», 2004. ISBN 91-27-35590-X

No hay comentarios

¡Déjanos tu comentario!